Verano y fotofobia.

   
 
Muchos de los que nos seguís, tenéis peques con fotofobia, no sólo el glaucoma la provoca, sino muchas otras enfermedades oculares, o, simplemente, niños con ojos sensibles al sol.

Este año nos hemos venido muy bien preparados a la playa. 

Por una parte hemos traído nuestras inseparables gafas de sol graduadas (recordar que el color de los filtros se adecúa al ojo del niño).

Por otra parte, para el mar o la piscina, gafas de bucear con filtros polarizados. Estas han sido bastante difíciles de encontrar en el mercado, sobretodo para niños pequeños. La solución este año ha sido adaptar el filtro de una gafa de sol normal a unas gafas de bucear. Lo han hecho en una Óptica, que no ha sido fácil de encontrar, en la actualidad todo lo diferente parece que de miedo. Las oscilaciones de precio también son muy importantes, conviene pedir presupuestos en dos o tres sitios. Para este año, que la nena todavía no bucea, ha sido la solución perfecta. 

Ojo! Es muy importante que la gafa se asiente sobre los huesos de alrededor del ojo para que no haga efecto ventosa.

Para el verano que viene tenemos nuevo reto: encontrar un fabricante que haga gafas de bucear polarizadas estancas para que Laura pueda bucear.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s